Trujillo está situado entre Madrid y Lisboa, con excelentes comunicaciones por carretera con Mérida, con su teatro y anfiteatro romanos y su Museo de Arte Romano; Cáceres, con su antiquísimo casco histórico y con Guadalupe y su célebre monasterio. Las tres ciudades han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se pueden visitar en un sólo día ya que están, como máximo, a una hora de Trujillo, en un trayecto que le va a sorprender por la tranquilidad y el paisaje.

A un poco más de media hora de Trujillo está el Parque Nacional de Monfragüe, donde podemos observar varias especies de pájaros protegidas. Para los interesados, organizamos excursiones con un experimentado guía (véase actividades especiales). Monfragüe es también el sitio perfecto para una buena caminata en plena naturaleza. Más al norte de la provincia de Cáceres, se encuentra el Valle del Jerte, donde, en primavera, se puede apreciar la belleza de un mar de cerezos en flor.

En suma, hay mucho que ver en una semana en Extremadura, pero si no dispone de suficiente tiempo, siempre podrá volver.